Crónica de Transvulcania 2014 por Jonathan Ramos

Termina mi participacion en la Transvulcania con una mezcla de sensaciones. Por un lado contento por haber terminado una prueba tan dura y por otro un sabor agridulce porque me quedo con la sensacion de que podia haberlo hecho mucho mejor por lo entrenado los meses anteriores, pero las circunstancias fueron las que fueron.

10277889_411818532266709_3397279131824267609_nLa salida es brutal, AC/DC a tope, 2000 personas con sus luces en la frente, cuenta atras y alla vamos. A los dos minutos, por ir grabando un video me tropiezo con un bordillo de asfalto y ruedo varios metros. Mal empezamos. Sigo corriendo sin mayores problemas pero empiezo a sentir que no voy, pesadez de estomago y las piernas no funcionan. Vaya putada pienso, todo el año esperando y me encuentro peor que nunca. Para colmo de males se me reproduce en el km 10 la lesion de tobillo que llevaba arrastrando hace semanas y que la fisio me habia remendado el miercoles anterior porque la articulacion estaba fuera de sitio. Me adelanta todo cristo pero lo unico que consigue esto es que cambie mis objetivos y en lo unico que piense es en acabar por cojones. Cabezon soy un rato. En el km 40 paro desesperado en un puesto de la cruz roja, me realizan un vendaje funcional en el tobillo, me dan calmantes y reflex en el tobillo y empieza una nueva carrera para mi. De repente me da un subidon y el tobillo deja de molestar, asi que todo el recorrido que rodea la Caldera de Taburiente, sin duda la parte mas bonita de la carrera para mi, lo hago a buen ritmo, adelantando muchas gente, tanto de la Ultra como de la Maraton, que compartian recorrido. Esto me motiva bastante, incluso en el inicio de la interminable bajada hasta llegar a los malditos empedrados. Como los odio. En la parte final de la bajada vuelta a sufrir, ya bastante cansado, y cuando llegas a Tazacorte, todavia 5 km de dura subida. Atras quedan los palmeros con sus avituallamientos improvisados por fuera de sus casas. Como se vuelca la isla con la carrera, es impresionante. La subida ya con mucha calma, charlando con el resto de sufridores y con la alegria de saber que ya llegamos a meta aunque sea a cuatro patas. Enfilamos las largas rectas de Los Llanos de Aridane, con la gente estirando sus manos para darnos su ultimo impulso y animo para terminar en meta roto pero con una alegria inmensa.

10257042_411818635600032_3730278638953888657_nMi primera Ultra para el saco. Si algo positivo tiene que algunas cosas hayan salido mal es que el año que viene pienso volver con mas fuerza y mas ganas si cabe, porque el recorrido de la prueba es espectacular, el ambiente inmejorable y la isla esta totalmente volcada en semejante evento. Creo que hay que correr la Transvulcania al menos una vez en la vida, y yo espero hacerlo nuevamente el año que viene.

10342915_411818822266680_5138905574599226564_nDesde aqui agradecer a las personas que me animaron durante el recorrido con sus wasap y en especial a una que ha sido de vital importancia para que a pesar de todo quisiese llegar a meta. Ella sabe quien es. Hasta el año proximo Transvulcania

10262009_411818732266689_8836829562111350099_n10320573_411818382266724_2479151578976060450_n