Crónica Anaga K21 by Joaquín

Mi debut en esta mi primera media marathon Trail.

Nada más llegar a eso de las 7 y media a la Plaza del Cristo voy viendo las caras de todos los componentes del Candetlon que van llegando, se ven las sensaciones de nervios en los nuevos como yo , y la seriedad de los viejos que ya han pasado por esto, increíble el saludo de todos uno por uno antes de salir, eso pone los pelos de punta. Muchas cosas pasan por la cabeza cuando se empieza a correr camino del Bronco, y subes esa primera cuesta y vez La Cruz del Carmen a lo lejos y piensas buffffff hasta allí y venir joderrrrrrrrrrrrr, pero un paso lleva a otro, una culebra de corredores se ve desde la parte de atrás (la próxima vez saldré mejor), los primeros kilómetros se van llevando tranquilo (haciéndole caso a Sergio que me lo dijo unas tres semanas atrás), sabiendo que lo más difícil es la subida desde las Mercedes hasta la pista de las Hiedras (creo que se llama así), una vez en la pista se puede correr y así lo hago a los cientos de metros conecto con Ale “el flaco” y vamos juntos hasta la Cruz del Carmen, allí me paro en el avituallamiento y me cojo una naranja y empiezo a bajar hasta Jardina, la referencia de Ale “el flaco” la pierdo, y una vez que llego al asfalto me las empiezo a ver con mi tobillo, joder pero era normal bastante me había aguantado, miro la subida de la Montaña para ir al Bronco y bufffffffffff se me vino el mundo abajo, por unos minutos noqueado, empiezo a subir no me duele pero si troto si, me empiezan a pasar la peña, (esto es diferente todos te dan ánimos), pero acabar acabo, el coraje me hace trotar una vez que llego a los últimos 800 metros después del túnel del Bronco que da salida a la calle final antes de llegar a la Plaza del Cristo, joderrrrrrrrrrr vez peña en esa calle animándote da lo mismo si llegas el 1 o el 362, la sorpresa me la llevo cuando enfoco la meta y dicen el nombre de los dorsales que van llegando y oigo el mío y mi nombre, jajajajajajajajajajajajaj lo que tres horas atrás eran nervios ahora era felicidad por valorarme a mi mismo después de mucho tiempo, ilusión por ganas de otra más.
Darle las gracias a todos los que habéis estado estos últimos cuatro meses aguantándome y a Juan Carlos por venir hasta donde estaba recuperándome del esfuerzo a saludarme y a Yure, faltaría másssssssssssss.

Lo bueno que ha sido “muy gratificante”, lo malo que el tobillo no resistió los últimos 5 km (el fin de semana anterior me lo había doblado) y los hice andando.

Y por último, creo que objetivo conseguido lo importante por ahora es acabar, porque quiero seguir de lleno en este mundo.

ABRAZOS CANDETLONIANOS