Cronica Anaga K42 By Yurena Cruz

CRONICA K-42 ANAGA.

11 de diciembre  2011

Hace 1 año en el 2010, observaba, fotografiaba, animaba y acompañaba moralmente y  muy atentamente,  como un pequeño grupo de amigos  esperaba a primera hora de la mañana, con mucho frio, en la plaza del Cristo en La Laguna, el momento para empezar una de las primeras pruebas de montaña  que hacían como miembros del Club Triatlón Candetlón. En cada uno de ellos  se sentía nerviosismo, ilusión y muy buenas vibraciones que quedaron reflejadas a los pies del Cristo de La  Laguna por iniciativa del Vicepresidente Coke.

Y quién lo iba a decir, el 11 de diciembre del 2011, 8 de la mañana,  se vuelve a repetir esta escena y yo solo pensaba en el antes y el después, no solo el grupo es mayor, contamos con muchos apoyos y ánimos de amigos y familiares y yo me encontraba preparada para afrontar este reto que tantas veces he vivido desde fuera pero con la misma ilusión; ya llegó la hora de pasar de ser una incondicional animadora y fotógrafa del club sino que además podía sentir y compartir esos momentos que no se pueden describir con palabras.

La hora se acercaba y los miembros del club fueron llegando, momento que me quedará marcado por el afectuoso abrazo y bonitas palabras que me dedicó mi compañero Coke que siempre ha creído en mí y me ha animado para participar.

La carrera empieza: unos repiten, otros se estrenan, otros se aventuran a otros retos y otros que tan siquiera pensaban hacerla allí estaban, preparados y dispuestos a participar y disfrutar de un día deportivo. La plaza temblaba, la gente apoyaba y empezamos a correr. Durante todo el trayecto del recorrido se caracterizó por un cúmulo de emociones, alegría, euforia… que se fueron quedando impregnados en cada rinconcito de los montes de Anaga por los que pasaba en compañía mi simpática compañera de fatigas Yuraima. Durante muchos momentos me preguntaba como estarían el resto de compañeros Joaquín, Marcos, Juani, El flaco, Aridany, Coke, David, Sergio, El huevo, Pulido, Ramón, Juando, de mi hermana Nayra que no pudo acompañarme  y como no Elías,  que a pesar de sus inconvenientes de salud ahí estaba siendo ejemplo para el resto de lo importante que es en la vida el esfuerzo, la constancia y luchar por lo que crees.

En los montes de Anaga se respiraban sentimientos de otras personas, de alegría, sufrimiento, deportividad y un cúmulo se sensaciones que hacen que la llegada a la  meta fuera más cerca. Y así fue cuando veo el arco de meta, me siento emocionada pero también nerviosa, y ahí estaban los gritos de ánimos de nuestros amigos Pedri y Nuria, los cuales me  mostraron su cariño y afecto.

Tras recuperar y compartir la experiencia con amigos y familiares, corredores populares y profesionales y felicitar a mis compañeros de equipo que ya habían llegado, recorre por mi cuerpo una sensación de inquietud a la espera de los otros componentes del club que se habían puesto como reto una carrera de 42 km.

Sin pensarlo me cojo mi cámara y me pongo en línea de meta para inmortalizar la llegada de los compañeros, y así fue tras la llegada de corredores nos sorprende nuestro compañero Sergio(el huevo) con una gran marca, y dando un gran ejemplo de deportividad y fuerza. La emoción fluye y se respira en el ambiente mucho nerviosismo  y allí esperábamos ansiosos Nayra, Esther, Nuria, Pedri, Raquel, Mara, Grissel , Juan, Helen y demás amigos y familiares, cuando dos de los componentes del Club  entran por la meta,  mi grata sorpresa y única imagen, ver entrar a los dos fundadores de este Club ELIAS Y COKE especialmente acompañado de su hijo Juan, dos grandes compañeros pero sobre todo grandes amigos que han aportado al equipo una identidad de club distinta al resto y que gracias a ellos el Candetlón es el mejor club de la historia.

Pronto otra sorpresa nos esperaba, mis compañeros animadores me hacían señas desde lejos mostrando cuatro deditos, no entendía bien que pasaba, cuando se produce la triunfal  entrada en la meta de Aridany, Ramón, David y mi gran amigo Sergio que sin quererlo ese día había realizado una de las mejores carreras casi sin pensarlo, sorprendente.

Poco a poco seguían llegando los corredores, nuestro amigo Pedri nos informaba de los datos que obtenía de Chinea a través del móvil, movimiento de llamadas, wasap… y por fin otro candetloniano,  Pulido, llegada caracterizada especialmente por compartir un ratito de su Cumpleaños y en su cara reflejaba alivio al mismo tiempo que sufrimiento pero ahí estaba, había llegado como un campeón y dándole en su día en mejor de los regalos: ánimos, positividad y felicitaciones.

Por fin iban llegando, los corredores se iban recuperando y llegó el Gran Juando aportando como siempre su saber estar, gran talante, su esfuerzo,  constancia y por supuesto un experto corredor de montaña. Pero el tiempo seguía corriendo y mientras nuestros compañeros se iban recuperando los animadores planeábamos la llegada de Chinea, gran persona y un ejemplo a seguir por todos.

Llegó el final y la emoción fluye cuando se ve una camisa naranja y azul, que sorpresa el gran Chinea como siempre mostrando la mejor de las sonrisas y allí estábamos todos recibiéndolo como el campeón mostrando nuestra más sincera admiración no solo como corredor sino como una gran persona.

Felicidades a todos los componentes del Club por defender un nombre C.T CANDETLON y agradecer a todos aquellos que nos mostraron y nos hicieron llegar sus muestras de apoyo y ánimo.

Leave a Reply