Cronica Ocean Lava Lanzarote Triathlon 2011 (By Elías Alonso)

CRONICA OCEAN LAVA LANZAROTE TRIATHLON (BY ELIAS ALONSO)

SABADO 8 DE OCTUBRE (OBJETIVO MEDIO IRONMAN)

A las 6 de la mañana sonó el despertador, dando el pistoletazo de salida a lo que a posteriori iba a ser un día inolvidable. Gracias a la gran hospitalidad de Nadiuska, Rubén, María y el Gato-Perro (gracias amigos por el gran fin de semana que nos habéis hecho pasar, ha sido inolvidable) el cocinero Rubén nos prepara una carga de proteínas a base de tortilla francesa para afrontar el gran reto, y de ahí rumbo a Puerto del Carmen. Nada más llegar, últimos detalles en el boxes (colocar los bidones en las bicis, dar aire a las gomas por si han perdido durante la noche, y a ponernos en el neopreno) En el boxes se respira nervios y tensión, comienzo a ponerme el neopreno y me llevo la primera sorpresa del día y para mi la más grande…vamoooooosssssss candetloooonnnnnnn…esa voz es insustituible, me giro y ahí está, no me explico como lo ha hecho, pero ahí está, y seguro que ni se imagina lo importante que ha sido para mi…me cuenta la odisea que ha pasado para llegar a esa hora a Lanzarote y casi no puedo contener la emoción. Jamás hubiera sido igual sin ella aquí. Me pongo el neopreno y rumbo a la arena que esto comienza.

Nos colocamos en un lateral, entre la mitad y los últimos atletas, y creo que hemos elegido bien. Nunca había hecho una natación tan limpia, sin apenas golpes. Mar en calma y la natación muy bonita, el entorno es incomparable, y no hay nada como nadar viendo amanecer, espectacular. Tras un paso por la arena, vuelta al aguan y tras unos 33min nadando según mi crono, rumbo al Boxes. Transición tranquila (esta es larga distancia, y en una transición no se gana nada), cojo mi bici y a pedalear. Nada más coger el bidón para beber algo…uuupppss bidón al suelo. Primera ocasión en la que pongo pie en tierra y no iba a ser la ultima. Lo recojo y vuelta a la normalidad. Comienza la subida hacia Conil y primer contratiempo serio, los tres piñones que más uso se saltan, solo puedo poner el piñón grande, y de mitad hacia abajo. Una continua subida con un viento de cara que no me deja bajar piñones, además estamos empezando y reservo, porque aún no se lo que me espera (y vaya que no sabia lo que me esperaba). Una vez alcanzada la cima en Conil tras 1h20min de carrera aprox enlazamos con una carretera que invita a volar, me agarro a los acoples que me ha prestado el amigo Rubén y a volar a través de la lava de Lanzarote en dirección el Golfo, tomo un gel para no olvidarme de comer bien…durante un buen rato voy oyendo el zumbido de una bici detrás de mí pero no me adelanta, sigue ahí sin adelantar (aquí no hay drafting) hasta que giro la cabeza y no veo a nadie. Es cuando me fijo que en mi desviador se ha quedado trabado el gel que me había tomado. 2º vez que tengo que poner pie en tierra, lo quito y continúo. Disfruto mucho en este terreno, vas volando literalmente…un asfalto fino nos va llevando en dirección a los Hervideros, hasta que comienza el plato fuerte del día. La épica subida a Femés (21% de desnivel). Plato pequeño, piñón grande y para arriba…la hostia son solo unos 800m de subida, pero son tan duros que si bajas el ritmo corres el riesgo de quedarte clavado y tener que terminar de subir caminando, y esto es literal. Hago cumbre y me relajo (por unos momentos me preocupo porque no veo a los chicos y a estas alturas del recorrido y por como es el mismo me extraña que Sergio no me haya cogido). Pienso, ya he pasado lo más duro (jejeje que iluso) tomo agua, me acoplo y a tirar y nada más dar 2 pedaladas uppppssss contractura femoral… (joder Dani cuanto me acorde de ti…el cuerpo es tu enemigooooo jajajaja). Tengo que bajarme (3º vez) para estirar porque no puedo ni dar pedales. La subida a Femés pasó su factura. Ahora a reservar en el recorrido para poder tener piernas para correr. Desde aquí bonita bajada y 2º paso por el avituallamiento de Uga, en el cual me veo a Yurena, Rubén y Nadiuska que se han apuntado de voluntarios (me quedo más tranquilo) y están ayudando en el avituallamiento (estas cosas son nuevas para mi, vaya organización y vaya cultura del deporte en esta isla), recargo bidones y geles y a seguir rumbo a Timanfaya. A primera vista se hace eterna, pero a medida que entro en esa eterna recta sin fin, se me va haciendo llevadero. Pasado Timanfaya queda volver a Puerto del Carmen, atravesando Teguise, largas rectas donde se vuela acoplado, mis piernas me respetan y les exijo un poco para ver como van. Descenso precioso de Conil a Puerto del Carmen, y hacia la zona de Boxes. Llego al boxes en 4h04min y pienso (tengo 1h56min para bajar de las 6horas que era un objetivo que nos habíamos marcado…pero esto es Triatlón en estado puro, y aquí todo es diferente)

Comienza la carrera a pie, y para mí el suplicio. Nada más comenzar a dar las primeras zancadas me doy cuenta que no voy fino. Mi femoral no me deja alargar la zancada, y eso va haciendo paso tras paso a que se me contractura el cuádriceps. Me digo a mi mismo (tienes 1h56min, tienes tiempo trota cuanto puedas) comienza a apretar el calor y los dolores van a más hasta que en el 1º avituallamiento me paro a estirar un poco…y a seguir…trotaba y me paraba a estirar cada poco tiempo, bebía agua, tomaba geles, coca-cola y nada esto iba a peor. La primera vuelta  de 7Km se me hace eterna. Llego al punto de giro de la primera vuelta y aún no me he cruzado con Sergio. Paso cerca del Arco y no veo a los chicos, y empieza mi preocupación. Imposible que Sergio no me haya cogido y que le lleve 40min de ventaja (es lo que tarde en dar la 1º vuelta de las 3 del circuito de carrera). Continúo y veo pasar bicis en la avenida hacia el boxes pero no a Sergio, y mi preocupación por no tener información crece. Yo sigo peleando con mis contracturas, y a estas alturas en algunas zonas hasta camino. Empiezo a quitarme de la cabeza la posibilidad de bajar de las 6horas…finalizando la 2º vuelta por fin veo a Sergio y me quedo tranquilo por fin (vaya odisea ha pasado con caída incluida), me cuenta y seguimos. A estas alturas ya hay mucha gente que camina por el circuito, muchos son triatletas que los vemos volando en las pruebas, pero esto es Larga Distancia. Por fin veo a Rubén y Nadiuska y me cuenta que Yurena esta en el arco de meta, al cual en el giro de vueltas no vemos. Vamos Elías, última vuelta…me exijo y trato de trotar más rápido y con pasos mas cortos y parece que voy mejor, pero de repente la contractura del cuádriceps se convierte en calambre intenso (el cuerpo es tu enemigooooooo, a donde ibas a apretarrrrrr relajateeee valienteeeee, joder ahora me río, pero casi se me saltan las lágrimas de dolor.) La gente grita animando y me dicen puedes acabarlaaaaa (estos lo que no saben es que en mi cabeza lo de abandonar en ningún momento se había planteado, ni era una opción) sigo trotando y caminando a tramos hasta que giro en el ultimo avituallamiento y nada a sufrir hasta la meta. Ya no miro el crono, ya solo reflexiono lo que estoy viviendo, me acuerdo de la sorpresa de Yurena al estar aquí, me acuerdo de Femés y de lo duro que ha sido el circuito ciclista, me acuerdo que llevo aproximadamente 2h20min haciendo una media maratón en asfalto (para un ejemplo la media maratón de montaña de Anaga la acabe en 1h59min, y es de montaña), enfoco el arco de meta y veo como Yurena me espera…a tragar saliva y nos fundimos en un abrazo cruzando juntos el arco de meta. Lo que sentí en ese momento es lo que hace que todo esto merezca la pena. Los 4 meses de preparación más el sufrimiento en la carrera, y que ya hoy esté convencido de que repito sin lugar a dudas…ahora más que nunca creo que el Ironman llegará…todo a su tiempo, pero llegará. Solo me queda dar las gracias a dos grandes amigos, Rubén y Nadiuska por tratarnos como unos reyes, a un compañero que no me merezco Sergio (porque este tío es muy grande…muy grande), a todos los miembros del club, porque ya les puedo asegurar que nos han llegado los ánimos…sois cojonudos, y como no a ti, que estás ahí siempre sin dudarlo y sin poner ni una pega, ni un reproche. Por ser como eres, gracias…sin ti jamás lo hubiera conseguido.

Leave a Reply